26 de enero de 2011

Gente loca 1

Trabajo desde los 18 años (35 y medio en estos momentos para las que lo quieran saber) en atencion al publico.
Tengo miles de historias y anecdotas pero cuando me preguntan alguna bizarra no puedo dejar de contar esta.
Obvio que no pienso dar nombres y si me conocen personalmente tampoco se lo dire. La discrecion es algo que se debe mantener siempre.

Hago masajes capilares y labure en una empresa muy importante de Argentina hace un tiempo, su casa central era un piso sobre una Avenida muy importante de Buenos Aires. El piso en cuestion tenia una serie de boxes, 50 para ser mas exactos.

El flujo de gente era bastante importante pero a media mañana era mucho mas relajados y donde era habitual la hora de la loca en cuestion.

Habia un tiempo que me dedicaba a cubrir baches, donde hacia falta  gente que conociera no solo la parte de masajes sino lo administrativo iba yo.

Aparecia adentro del local con piloto cual agente de la CIA y paraguas de hombre de esos grandes, negros que te cubren casi 3/4 de vereda pero abierto como si en el local estuviese lloviendo como en el extracto del film "Cantando bajo la lluvia".

La derivaron al fondo del local donde me la encajaron para atenderla ya que debido a mi caradurez y jetoneo atendia a estos casos freaks.

El consultorio a donde la trasladaron tenia mas alla de la luz natural que entraba por la ventana, los tubos de luz fluorescente que antes de que se termine de sentar fueron apagados.

Se retiro la gabardina y la puso sobre el espejo que ocupaba una gran parte de una de las paredes del box mientras decia:

Loca: - "Los chicos ya me conocen y estan de acuerdo en lo que les dije" diciendolo en tono confidencial. "Los de la CIA tienen microfonos ocultos transparentes detro de los tubos de luz, si los explotas en el piso se implotan y no los reconoces. Y tapo el espejo porque el efecto SONAR del espejo traslada mi voz hacia otros microfonos mas alejados. No quiero que se enteren nada de mi vida".
Leviatan: -"Quedese tranquila señora, yo hace tiempo me sentia mal y no sabia porque era. Ahora con esta confirmacion de su parte ya sabre obrar de otra manera. Buscare la manera que no me escuchen mas".
Cada tanto le hablaba de bueyes perdidos y le subia o bajaba el tono de voz. Cuando giraba la cabeza y me miraba  hacia las luces como si me estuviesen robando el caudal de voz.
La señora con carita de viste que tengo razon con lo que te conte saco de su cartera unos caramelos Halls Cherry Liptus, me da uno y mientras se pelaba otro para ella me decia "Por las dudes de que me roben la voz a mi tambien"

Los compañeros de laburo que escuchaban cual viejas chusmas, ya que los boxes no llegaban al techo, se morian de la risa. No podian creer lo que escuchaban.

La media hora hora de sesion se termino en 20 minutos por que le agarro temor que le pase algo, se puso otra vez la gabardina, abrio su paraguas y salio corriendo.

10 comentarios:

  1. jajajaja... que locurón!!!

    Yo solía trabajar en un call center atendiendo reclamos de usuarios norteamericanos de una compañía telefónica. Un día recibí una llamada de una señora mexicana que literalmente, me dijo lo siguiente: "hola, necesito un teléfono para el reloj del pie de un hombre que va a venir a vivir a mi casa" de más está describir mi cara de WTF... ay... qué épocas aquellas :)

    ResponderEliminar
  2. jajajaa, pobree, que chapitaa!
    Me divierten al extremo las anecdotas del trabajo. Algun dia publicaré un libro con las mias, jejeje
    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Dana Eva: Perdon?? Se fumo un perro la señora? Lo bueno de tener gente que te dice estas cosas es que te adaptas a cualquier cosa y ademas te da mas cintura para responder cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  4. Natalia: Pero que esta esperando jovencita, escribalas asi nos divertimos todos.

    ResponderEliminar
  5. Leviatán... después de mucho reirme en mute (que habrá sido del otro lado, un largo silencio) le pregunté a la señora, amablemente, qué carájos había querido decir... y me descubrí con que los aparatos esos de prisión domiciliaria necesitan un teléfono... pero doña hable bien!!!
    besos

    ResponderEliminar
  6. Me niego a creer que te puede pasar algo asi. La gente loca no esta encerrada o algo asi?

    ResponderEliminar
  7. Primero que nada, la señora tiene razón con el tema de los mics. Pero no es la CIA, sino la NSA. y encima seguro que ahora acaban de leer este post, por ese sque tienen para leer todos los emails y posts del mundo. Asi que si no publico más, ya saben porqué.

    ResponderEliminar
  8. Azekais: te juro que es todo real lo que conte.

    A.To: Yo por las dudas di mi direccion real que es en Islandia.
    Te juro que con lo que dijo no paraba de reirme.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaajajajaaa por eso no acompaño más a Marinovio a su trabajo (es psiquiatra)!!!

    Hay muchos locos sueltos!!!!

    ResponderEliminar