24 de junio de 2011

Hinchas eran los de antes.

Veia la semana pasada como los hinchas de River Plate, club del cual soy simpatizante, tenian actitudes contradictorias con respecto al deseo que ellos sentian.

Que vos sea hincha, en cualquiera de sus grados de fanatismo, no implica que vos tengas el poder de romper todo lo que se te ocurra porque el equipo esta jugando de la manera que uno desee.

Hagamos una suposicion muy grande, que los señores que entraron a la cancha cuando se disputaba el partido de Belgrano y River Plate trabajara en un ambiente laboral agradable.

Que pasaria si empieza a mermar su trabajo por causas varias; le agradaria que vaya algun cliente y le empieze a prender bengalas, le rompa el mobiliario o peor aun que lo empiece a insultar y amedentrar para que haga bien su labor.

O peor aun, cual es el fin de romper el estadio, ¿eso garantiza que los dirigentes dejen de hacer maniobras fraudulentas?
Porque un club con un pasivo de casi 200 millones no creo que le sobre plata para hacer los arreglos de las instalaciones.
?Piensan que van a dejar de robar la plata, en el caso de que asi fuera (maniobra legal sugerida por un abogado),  para depositarla en el contratista que venga a emparchar el mobiliario?

¿Y cual es la idea de tocar un bombo hasta altas horas de la madrugada?
¿Se piensan que eso los ayuda a descansar mas la mente y relajarse mas?

Punto y aparte son las barras bravas de los clubes y en este caso incluyo a todos los equipos.
los intereses economicos son elevadisimos.

Sin ir muy atras en el tiempo se habia descubierto una cuenta donde los dirigentes de River habian depositado parte de la plata del pase de un jugador. El estado y los fiscales brillaron por su ausencia.

Es innegable que las barras bravas son hoy por hoy parte del sistema politico actual, ya sea como fuerza de choque, llevar gente a las marchas y demas menudencias del submundo democratico.

¿Se asombran que estas cosas sigan pasando? ¿Realmente?

5 comentarios:

  1. Dudo mucho que los Borrachos del Tablón lean tu blog, pero vale la reflexión. Igual Don Levi, el que nace para pito no llega a corneta, y si los de arriba afanan, entao, que le podemos pedir a los "rompe cercos"?
    Es como pedirle a un funcionario público/ciudadano que no sea coimero después de conocer el caso de los Shocklender.
    Cambalache a full...

    ResponderEliminar
  2. No me sorprende en lo más mínimo que los barras bravas rompan los cercos y se metan en la cancha para hacer lo único que saben: golpear.
    Lo que no puedo creer es que en un partido donde se sabía de antemano que iba a haber violencia, el operativo de seguridad falle de tal manera. ¿Dónde estaban mientras los tipos estos rompían o trepaban el alambrado?

    ResponderEliminar
  3. La verdad, con tantos años de futbol te puedo decir sin temor a equivocarme que son todos cómplices. Dirigentes, periodistas, barras, hinchas, jugadores, representantes. etc,
    Lo vivo desde adentro de San Lorenzo.....desde hace mucho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Malena, te cuento la explicación del Jefe del Operativo Cordobés: "Es que los de Infantería son tipos corpulentos, y como las gradas están muy cerca de la cancha, entorpecen la visión, y la gente protesta" Más o menos así fue su explicación.
    Dicen que su hijo de 30 años todavía cree en los Reyes Magos!

    ResponderEliminar
  5. la verdad es una verguenza.. pero we.. asi es argentina.. solo safamos unos pocos..

    ResponderEliminar