30 de diciembre de 2011

Fin de año

Los 31 de diciembre siempre se pasaba en la casa de mi abuela.

Era de esas casas chorizos donde la mayoría de mis tíos que hoy rondan entre los 55 y los 75 años vivieron su infancia.

Para los que no saben que son las casas chorizo les diré que era un tipo de edificación muy común en la época de la inmigración argentina.
En general son una sucesión de cuartos unidos por un pasillo, en algunos casos si el terreno era muy grande se usaba una plano similar a las villas romanas.
Un patio central descubierto y los cuartos alrededor de esta.

Pasada la clase de arquitectura les diré que la de mi abuela era mas que nada un pasillo central largo donde se entraba por el living de la casa, pasando por 2 habitaciones y desembocar en un comedor gigante.

Desde ese mismo comedor había otro pasillo mas que se dirigía a un segundo baño (el primero estaba donde se ubicaba las otras habitaciones antes mencionadas) y otra serie de dormitorios.

Era un casa bastante amplia y donde tranquilamente podías meter a los 130 que eramos de familia a cenar adentro en caso de que se largue a llover.

De los 120/130 personas que eramos siempre unas 40 de ellas le gustaba tirar pirotecnia.
Y cuando digo tirar es tirar en serio, no esas cositas que parecen chasquibun.
Mas de un Gurkha cuando pasaba cerca en esas fechas se ha hecho caca encima.

No se cual era la razón pero mi abuela para esas fechas siempre se le ocurría poner en venta la casa, todos los años el martillero ponía su cartel aun sabiendo las consecuencias que iba a sufrir el mismo.

Todos los 31 el cartel de venta volaba a la mierda, era fija. Hasta que no le cortábamos los alambres por el cual estaba atado la reja no había otro blanco al cual tirarle.
 Ya con el cartel fuera de su sitio empezaba el segundo concurso de la noche, pegarle con el  "3 tiros" al farol que estaba en medio de la calle.
Deporte extremo si los hay, ya que debía reventar el 3 tiros dentro del farol para que este explote y asi poder ver mejor el show de luces cuando se tiraba una cañita voladora.

Lamentablemente esto lo pudimos lograr solo dos veces en la cantidad de años que estuvimos ahi.

El tercer paso era un poco mas tranquilo, tirábamos los petardos dentro de las bocas de tormenta o en los caños de desagües de las casas ya que con esto lográbamos un efecto doble, que suene en el lugar donde lo tiraste y también en la rejilla adentro de las propiedades.

Los vecinos siempre fueron tema aparte, yo entiendo que eramos demasiados pero debieran entender que era solo una vez al año.
Enfrente de la casa de mi abuela vivía una señora mayor y siempre se cruzaba algún vecino a decir si nos podíamos correr un poco porque la abuelita que vivía en esa casa creían que era el ultimo año de vida.
La 3 primeras veces que vinieron con ese verso se lo respetamos pero al cuarto año si la nona no espicho es porque tenia "cuerda para rato" así que no nos importo un cuerno y seguimos tirando en la puerta.

Un año en particular el vecino de al lado no tuvo mejor idea que hacerse el loco malo solo frente a los 40 hombres. Si hubiese venido de buena leche nos corríamos pero opto por el camino mas corto y mas boludo.

Al grito de yo soy amigo del presidente del pais y mojandonos con una manguera sobre la medianera se hizo el guapo.
Alguno familiar lo bajo pero no se dio cuenta de dos cosas:

1: Teníamos pirotecnia para tirar 4 horas mas

2: Tenían un garage subterraneo donde el eco del petardo suena mucho mas.

Si se suma 2 mas 2 se habran dado cuenta que TODO lo que se puede tirar en una hora termino cayendo en ese garage y cuando saco el auto para irse se incremento la cantidad de pirotecnia.
Despues de irse este energumeno se hizo la tradicional colecta y se compro mas petardos para tirar hasta las 8 a.m. en intervalos de 20 minutos.

Porque si habia algo que nos caracterizaba era que el 31 de diciembre nosotros lo terminabamos de festejar a las 8 de la mañana y solo para descansar un rato antes del asado que cada uno tenia al 1.

Lo que aun no entiendo es el hecho de las mujeres que para las festividades de fin de año se ponen una bombacha rosa. No entiendo esa tradicion.
¿Sino usas calzones rosas se tiene mala suerte todo el año? ¿Y la que se puso un calzon rosa porque metio la ropa blanca con una prenda roja en el lavarropas y  justo el 31 no tenia otra prenda interior que ponerse? ¿Tiene suerte solo 6 meses en el año?

¿Deberiamos empezar otra los hombres a usar una zunga atigrada para la misma epoca?

No nos olvidemos ademas de esa gente que espera el inicio de año para hacer promesas que no cumple.
Ya sea, bajar de peso, dar todas las materias previas que le quedaron del secundario o los últimos parciales de la carrera o matar al vecino de un bobazo poniendo una escuela de pole dance en el patio.

Porque si no saben tomar y se copetean con nada, no es mi problema pero no hagan emocionar a la gente al pedo.


Solo mes queda por decirle FELIZ AÑO NUEVO que lo pasen maravillosamente bien. Que alcemos una copa por los que estan y por los que no, por todos ellos.

Y sin van a tirar pirotecnia no hagan como este tipo que los tiraba de culo.

3 comentarios:

  1. Sensei:
    Gracias y Muy buen Año!
    Atte/

    ResponderEliminar
  2. Jaja! Buenísimo raconto nuevamente!
    Qué lo parió, uno pensaría que los Ronin serían más "zen", pero no, loquitos, pero bien loquitos todos!
    Abrazo grande pibe! a darle duro el 2012!!

    ResponderEliminar
  3. Que buen recuerdo....pero tantos eran???

    Buen 2012, Levi!

    ResponderEliminar