9 de octubre de 2012

Ropas

Cuando tenia unos 5 a 12 años el ir de visita a la casa de mi abuela era toda una odisea.
Viviendo en el conurbano y  trasladarse a Buenos Aires era toda una aventura para un chico.

Los días que podían llegar a visitar a mi abuela eran los sábados a la noche o los domingos al mediodía.
Los sábados a la noche después de cenar en lo de mi abuela dábamos una vuelta con el auto por el centro casi siempre pasando por la Av. Corrientes y veíamos todas las carteleras de los actores que hacían teatro.
No podía entender nunca la famosa frase "la calle que no duerme" mas allá de que me la explicasen miles de veces.
Los domingos íbamos al mediodía, a almorzar, mas o menos el plan era similar.
Después dábamos una vuelta por barrios mas alejados del centro, que de noche no podíamos disfrutar.


Cuando volvíamos siempre lo hacíamos por el mismo camino, lo hacíamos por una ruta provincial.
Lo que me llamaba la atención siempre era la gran cantidad de mujeres que estaban a la orilla del camino esperando, jugando con una carterita o haciendo ademanes lujuriosos.

No importa en que época del año estuviéramos, siempre andaban con ropa diminuta. Siempre a un paso de que se les desborde las partes  por las nimiedades textiles.


Mi abuela se murió hace años y la verdad con otras opciones para trasladarme a Capital Federal deje de utilizar dicho camino.
El fin de semana  mi hijo mas chico me pidió que lo llevase a la casa de una compañera de colegio el sábado a la noche y tenia que pasar luego de tantos años por dicha ruta.

Lo que me llamo la atención es que las "chicas" siguen estando a la vera del camino pero lo que mas me llamo la atención es que estaban mas cubiertas que unas chicas que iban a un boliche que estaba ubicado en dicha ruta a unas cuadras de distancia.

Y me pareció bizarro como 20 años de diferencias las cosas se dan vuelta como una taba.

Si ya se, con lo de la taba da perfil de jugador de bochas.


5 comentarios:

  1. Hubieron varios cambios, antes estaban en la Panamericana, ahora están en Palermo y "las" de Palermo vienen con sorpresa :-)
    Algunos dicen que van para curiosear, yo no les creo. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conozco a varios que van a Palermo a curiosear y volvieron demasiado sonrientes.
      Cuando les pedi que se sienten y me cuenten a que se debia la sonrisa me dijeron que no podían sentarse ¿?

      Eliminar
    2. Y algunos hasta les cuesta hablar...:-)

      Eliminar
  2. Y nunca falta el que dice "pobrecita, como la vi sin ropa y sin que nadie la llevara, la levanté con el auto"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero claro hombre, no sea cosa que se mojen cuando llueve o que tomen frio. No sabe lo que valen los remedios!!!!

      Abrazo grande

      Eliminar