29 de octubre de 2014

3 al hilo

El titulo no viene a ninguna connotación sexual pero uds bien quisieran una de esas historias medias puerquitas.

El titulo hace referencia a los 3 casamientos que tuve este este mes.
Todos con una estética diferente pero con una misma finalidad, el festejo del amor.

En estos momentos donde la sociedad escapa al compromiso, donde el YO es ponderable al NOSOTROS me parece que es la mejor forma de mostrar como se puede sacudir a la gente y demostrarle que el amor aun existe.

También me di cuenta de la necesidad de la gente para el festejo, como si en todos los casos tuviesen esa necesidad de sentirse vivos.
En algunos casos también la necesidad de la ingesta desmesurada de alcohol (Imagínense que en uno de los casamientos se empedo el fotógrafo, vamos a salvaguardar su integridad y buen nombre asi no pierde mas laburos).
Pero es otro tema ese, te das cuenta que los que ya andan por los 30/40 años saben que uno no debe tomarse todo de golpe sino disfrutar de la bebida. Casi como un paradigma de la vida.

He terminado la maraton de casorios y los 3 con un estado de sobriedad impresionante, algo que pensaba incomprobable en algún momento.

Madurez que le dicen algunos.




5 comentarios:

  1. En uno de ellos (el mio) doy fe que terminaste cuerdo, pero le dejaste el legado a uno de tus herederos jajajajajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El forajido 1 cuando volviamos me dice "me encare hasta la moza pero no hubo caso".
      No se a quien salio.

      Eliminar
  2. Es bueno saber que todavía hay gente que apuesta con palabras y hechos al amor y otros que se toman tiempo para ir madurando. abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero claro Ato. todavia hay gente que hace apuestas a lo grande.

      Abrazo grande.

      Eliminar
  3. Lo próximo, cuando sos mujer, son los jean tiro medio. Un trauma boloh, un TRAUMA

    ResponderEliminar