3 de octubre de 2014

La heladeria.

Hoy me dieron ganas de tomar helado.
No cualquier helado, si fuese así me acerco hasta la heladería mas cercana o la que me de mas placer ir a saborear uno y satisfago mis necesidades alimenticias básicas.

Cuando aun era un pre puber íbamos con toda mi familia a vacacionar a Pinamar. El plan siempre que íbamos a comer afuera era ir a tomar un helado a la misma heladería.
No importa lo que comiéramos, le eramos fiel al señor de la heladería Masera que estaba frente al mar.

Uno podía degustar el sabor que quisiera mirando a las olas como hacían los adultos y poner cara de soñador que imagina su futuro.

Hoy tengo ganas de esa heladería que uno solo disfrutaba de las cosas sencillas de las niñez y no estaba corriendose todo el dia preocupandose por tramites burocraticos o trabajos insalubres.

Hoy quiero ese chocolate con cerezas y dulce de leche granizado de mi niñez.

4 comentarios:

  1. Y sí, cada tanto a uno le dan esas ganas de saborear la vida con el desparpajo de la niñez/juventud. Yo extraño el ddl con naranja de una heladería Paco que cambió de dueños y de sabor. Igual en mi caso estaba en S.Isidro y encontré una en Beccar, Piove que tiene igual o mejor sabor. La vida algunas veces da revancha. Y lo que más extraño del 1 a 1 es poder comprar el Haagen Dazs Choco Belga en un supermercado. Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. DDL con naranja? Deberia ser interesante probar eso.
    El Haggen Dazs era la gloria misma en helados. Gracias inflacion y cerra los mercados para que no podamos mas degustar exquisiteces de otros paises.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sambayon con frutillas de esa heladería Massera de Pinamar, capaz que como decís vos, no era el gusto era el todo lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ese tambien era la gloria misma. Era el helado pero tambien era el momento!

      Abrazo grande.

      Eliminar